Pro Roma Mariana

Fátima e a Paixão da Igreja

SECRETO DE FÁTIMA O INIQUIDAD EN LA «NUEVA ROMA»?

SOBRE LA AUTENTICIDAD DEL SECRETO, PUBLICADO EN 2000

En Fatima, Nuestra Señora dio a los fieles la profecía de la hora de la ruina terrible de la Fe en la Iglesia… “si no atendieren a mi pedidos”. No les atendieren.

Antes fue la falla de los dudosos de la intervención del Sobrenatural en el mundo.

Después, en 1958 – la falla de guindar al trono de Pedro un prelado desviado para suplir las luces del Cielo con el iluminismo modernista y masón

Fue un ataque virtual, pero letal a la misión del Vicario de la Verdad.

Es lo que el Secreto predice, mas que ahora está en las manos de eses desviados.

Juan 23 empezó por censurar una señal que reconocía de origen divina.

Sus sucesores hicieran lo mismo hasta Juan Pablo 2, que se apropió del Secreto en beneficio de su culto personal, cubriendo el hecho con otras falsedades y mentiras, ya ilustradas en varios artículos y libros, que vamos resumir.

Sin embargo, Juan Pablo II había leído el Secreto apenas fue electo, como se podría imaginar y como lo hizo saber desde su lecho en el hospital Gemelli a un periodista. Pero, se comportó siempre como si solo entonces, después del atentado, lo había leído. A hermana Lucia llegó a escribir que ansiaba por conocerlo.

El facto es que habló de otro secreto en Alemania, Fulda, para desviar la atención con tal «secreto apócrifo» (ver articulo en sì sì no no, y en www.agerecontra.it de 11.X). ¡Quería que los fieles creyesen en desastres naturales, non en mutaciones y invenciones espirituales, de los cuales era causa!

Mas tarde, engañó aún Hermana Lucia, aludiendo a la conversión de Gorbachev, para obtener de ella la anuencia a la interpretación que iría finalmente desvendar a favor de su atentado en la plaza de San Pedro.

Lo que respecta a Ratzinger: el piensa como el P. Dhanis, que niega la veracidad del Secreto. Pero, como esto non conviene a su popularidad, habla de cosas que pueden ser interesantes para los devotos y para los reporteros curiosos. De todo esto surgen dos hipótesis que apuntan a la responsabilidad del mismo Vaticano actual:

1ª- El testo de la visión del Secreto, sobre el virtual masacre del Santo Padre con su séquito fiel, fue falsificado o mutilado por falsarios en el Vaticano, onde sustituyeran, non solo el testo, pero la misma hermana Lucia, que lo ha confirmado.

2ª- El testo publicado en el año 2000 es autentico y de hecho el papa católico, primer guardián de la verdad, fue virtualmente «eliminado».

Las dos hipótesis apuntan para el mismo Vaticano: o allí hay falsarios, o allí fue «eliminado» el vigilante que impide las falsedades religiosas: o sea, el papa católico con su séquito fiel.

Solo de esta manera la Santa Sede habría podido haber publicado cartas falsas propuestas como visiones transmitidas por María Santísima.

De todo modo, estamos delante de la visión de un delito; sea que tal testo fuera forjado, como quieren algunos, sea que es autentico, como creemos; non se escapa. ¡Esto si es espantoso! Tan espantoso que muchos prefieren acusar la falsedad, non de los coronados autores de la posible contrahechura, pero del testo publicado en 2000 con el asenso de la Vidente Lucia. No son estos crecientes signos de la apostasía general que se inició con la fallada indignación delante la censura al mensaje de María Virgen, con la disculpa que no se trata de cuestión de fe.

Así, en continuación, la fallada indignación se extendió a lo que cambia el aspecto de la fe a favor del modernismo, que es una herejía: un delito contra la fe.

¿Lo que más ayuda a reconocer la autenticidad del testo publicado?

Como se vio esta explicación no puede venir de los jefes del Vaticano actual, pero puede venir del ignominioso proceder de estos delante el Secreto de Nuestra Señora, que non por esto se debe suponer falso. ¿Podrían estos señores haber movilizado una escuadra de técnicos para falsificar aquellas hojas y otra para sustituir la Hermana Lucia? Se lo querían, habría de realizarlo mejor, con algo más idóneo a ese designio.

En verdad, el testo fue revelado porque la Providencia divina se sirve también de las tinieblas mentales de los potentes para hacer llegar la verdad a los hombres de buena voluntad. Pero, estos deben aplicarse a la comprensión de la señal misteriosa, respondiendo a las cuestiones llave de la tercera parte, que podemos chamar aquí Tercer Secreto.

1 – ¿En esta parte hay palabras de Nuestra Señora?

Respuesta: ciertamente.

2 – ¿Tales palabras siguen la frase “en Portugal se conservará siempre el dogma de la fe, etc.”?

Respuesta: si, esto se revela lógico y fue confirmado por la Hermana.

3 – ¿Algo de la tercera parte del Secreto ya venía en su 1ª e 2ª parte?

Respuesta: si, porque el testo del mensaje ya tenía una parte conclusiva que pertenece necesariamente a la tercera parte.

4 – ¿Pero, se toda esta parte debía quedar secreta, porque fue entonces publicada junto a las otras partes por la Hermana Lucia?

Respuesta: porque Jesús le comunicó en 17 de diciembre del 1927 que debía publicar todo lo que se refiere a la devoción al Inmaculado Corazón de María y en esta última parte esto consta claramente.

5 – ¿Se después de la visión del Infierno, Nuestra Señora habló para consolar los pastorcitos aterrorizados, como no lo había de hacer después de la visión del «masacre papal»?

Respuesta: en verdad, ha pronunciado las palabras de consolación final; son estas que conocemos desde a tiempo.

6 – ¿En la luz de estas respuestas, como se puede entender mejor la tercera parte del Secreto?

Respuesta: se puede hacerlo con la colocación correcta de la frase sobre Portugal, que es la llave de la cuestión sobre la cual se indaga.

 

Hipótesis resolutiva sobre la autenticidad del Secreto publicado

Nadie duda de la preocupación constante de la vidente Lucia de obedecer a la voluntad divina de non revelar la tercera parte del Secreto.

Esto se sabe desde los diálogos de ella con Jacinta, que ya son reveladores porque versan sobre los «sufrimientos del Santo Padre».

Todavía, sobre el modo como la Hermana administró la cobertura de la parte secreta non se sabe todo. Debería haberlo preguntado Mons. Bertone, enviado por Juan Pablo 2, que pero ni mismo imaginó tal pregunta, tanto estaba fuera de la cuestión.

Quién la conoce, tras los escritos y el modo de proceder de Lucia, puede entender lo que pasó, buscando indicios en la longa documentación sobre Fátima.

– La Vidente non estaba cierta se la frase referida a Portugal pertenecía a la tercera parte del Secreto. Por esta razón no la publicó en la Tercera Memoria, pero se convenció que podría publicarla y lo hizo en la Cuarta Memoria.

El problema era de onde ubicar esa frase: ¿adelante o después de la visión secreta?

Para mejor encubrirla le pareció que debía ponerla después, en el final de lo escrito. Allá se quedó, sin que nadie preguntase el porque, mismo extrañando una frase fuera del contesto de la promesa conclusiva del Mensaje. La respuesta no puede ser ajena a las medidas de la Hermana Lucia para mejor ocultar la parte secreta.

¿Adonde entonces habría que ubicar la frase, según el contexto entero que lo explique a partir de la frase: «Varias naciones serán aniquiladas»?

Volviendo a las respuestas anteriores tenemos – e esto es lo que piensan también los que dudan de la autenticidad del Secreto publicado – que, así como después de la visión del Infierno, Nuestra Señora habló para consolar los niños aterrorizados, debe haber hablado después de la visión del «masacre papal», con palabras de consolación para los pastorcitos portugueses, que habían oído que varias «naciones serían aniquiladas» – e Portugal estaba en guerra. Para quien tiene fe, y las palabras de María SS., son para estos, mismo si son niños, una nación es sujeta a aniquilación se pierde su fe.

Las palabras de Nuestra Señora están, pues, en la tercera parte del Mensaje; son las palabras finales de esto, y nadie puede dudar que lo que está en la conclusión pertenece a la tercera parte. Es la última parte que se conoce desde a mucho tiempo e nos consuelan a todos. Son del «Tercero Secreto», pero dejaran de ser secretas porque se refieren al culto del Inmaculado Corazón de María e por esto debían ser pronto conocidas, como instruido por Jesús en el 17 diciembre de 1927.

Ahora vejamos como se compone el Secreto en su parte final, después de la frase «varias naciones serán aniquiladas» e de la visión de un masacre papal, que podría hacer pensar en una eliminación del Papa católico por un tiempo interminable, si non para siempre.

“En Portugal se conservará siempre el dogma de la fe, (etc., esto es, lo que se podía conocer)“A la fin mi Inmaculado Corazón triunfará. El Santo Padre me consagrará la Rusia, que se convertirá, e será concedido al mundo un tiempo de paz.”

El Secreto de Fatima presenta, por tanto, la visión de una hecatombe papal, vista por niños, pero la Profecía se termina con la presencia del Papa católico y el triunfo de la Fe e de María Virgen.

La Señora había prometido volver a Fatima ‘aún la sétima vez’, probablemente en un tempo conexo con el retorno de la presencia del Papa, que por fin va a satisfacer el pedido de consagración, lo que manifestará el triunfo de la Fe y obtendrá la conversión de Rusia e un tiempo de paz para el mundo.

Por tanto el triunfo final de María anticipa una verdadera resurrección de la Cristiandad después de la laceración letal que es, para la Iglesia e también para el mundo, la vacancia del Papado.

Este hecho es lo que se puede ver en la visión de la Terceira parte del Secreto, de la liquidación del Papa católico con su entero séquito fiel, de consagrados y laicos, de hombres y mujeres, «con tiros y saetas».

La visión es simbólica, pero compete a los vivos verificar lo que pasa en la Iglesia poco antes de 1960: un hecho de dimensión escatológica, puede ser solo la elección de un modernista perjuro y filo-masón infiltrado, instruido para «cambiar las lejes y los tiempos» (Daniel 7, 25) y que arruinó así la vida en ka tierra y en la Iglesia, removiendo el «obstáculo» (Katéchon) delante de las libertinajes apocalípticas que son causadas por la libertad de conciencia sin la Religión.

El Katéchon, el «obstáculo» que es eliminado en el fin, segundo San Pablo (II Ts), para San Tomás depende de la unión y sumisión a la Iglesia Romana, sede y centro de la Fe católica. Hasta cuando la sociedad permanezca fiel al Imperio espiritual romano, transformado del antiguo imperio temporal romano, el Anticristo non podría aparecer. Este imperio es el dique que hace obstáculo a el.

Por la gracia de Dios, junto a este obstáculo en el orden civil, estaba quien era encargado de sustentarlo, vigiando sobre los principios sociales; este guardián es el Papa, Vicario de Jesús Cristo (la victima en la visión del Secreto).

Como no hay mas dique en el presente, quiere decir que no hay papa, por que hasta cuando este es reconocido, respectado, obedecido por lo que es: la única autoridad que representa Dios en tierra, el obstáculo subsistía y la sociedad restaba fiel al imperio espiritual romano de la fe católica.

Como este guardián, el Papa, para todos los efectos está eliminado, con el se eclipsa el obstáculo y el Anticristo comparece.

Cuanto esta realidad va a durar, no lo sabemos, pero contra hechos no hay argumentos, con o sin la visión del Secreto. El mínimo que se puede afirmar, sin miedo de errar, es que en el Vaticano no preside más el guardián de la Verdad.

Se dé el nombre que quieran al su actual gestor, menos lo de Papa católico, porque este seria un falso testigo delante de la Fe íntegra e pura, que el corrompe.

Para entender, pues, el tiempo del Secreto de Fatima es necesario seguir non solo el testigo directo, más indirecto de Lucia. Directamente con las palabras y imágenes transmitidas por la Vidente; indirectamente con sus reacciones delante de los pastores de la Iglesia.

Sin embargo, visto que el Secreto se refiere a la escalada de la revolución anticristiana dentro de la misma Iglesia, que acabó por atentar el Papa, este testigo debería alertar de este peligro, a pesar de los subterfugios y desviaciones diabólicas de aspecto clerical de los enemigos de la Iglesia y sus ejecutores velados, que no son extraños a sus vértices.

Lo cierto es que quien acepta la falsedad de un papa modernista representando la Iglesia de Dios en la Sede de la Verdad, con esto acepta la mentira suprema, de la cual todas las otras derraman ocultamente, más abundantes.

Mismo ignorando la visión del Secreto, quien niega la degradación evidente de la autoridad católica y divina del Papado, demolida por los «papas conciliares», promotores del Vaticano 2 y del nuevo orden religioso, niega la realidad presente, que perdura ya a más de medio siglo.

¿Delante de la visión de la «liquidación» del Papa con su entero séquito católico, que esperan? Necesitan aún de palabras de explicación para saber cual es la posición dictada por la Ley de la Iglesia, delante de la ocupación modernista, y pues sacrílega?

Esta debe ser atestiguada mismo sin el Secreto.

Pero, impugnar la validad de este para no acusar el delito y el nombre de los demoledores de la Iglesia de Dios, no es digno de un hijo fiel.

Cuales sean los designios divinos para reparar la situación de ruina total, non es sabido. Cierto, todavía, es que los fieles no pueden aceptar que la mentira presida en el Vaticano con el nombre de Pontificado católico.

En vista de las iniciativas y interpretaciones del Vaticano actual en relación à la tercera parte del Secreto de Fátima, parece haber acuerdo general en que estas denotan graves engaños. Es el gran engaño iluminista llevado a cabo desde Juan 23 hasta Benedicto 16; la iniquidad que parece llegada a su cénit en el Vaticano.

Hay que decir, entonces, que este trato vil del Secreto, ya puede revelar su contenido aterrador. Y si esto se refiere a la Doctrina, al «Dogma de la Fe», de hecho, hay un claro paralelo cronológico entre tal conducta de los «Papas conciliares» y la visión de la tercera parte del Secreto, que es un atentado contra el mismo Papado e toda la Cristiandad. El paralelo entre el momento en que esta tercera parte del Secreto podía ser revelada, un orden, ya que todas estas iniciativas se iniciaran en el momento porque “más clara”, pero fue censurado.

Monseñor Lefebvre pensó a todo esto en carta a los cardenales que se preparaban a elegir alguien para continuar el Vaticano II. Fue Juan Pablo 2.

Más tarde, junto con Monseñor Castro Mayer declaró abiertamente que los prelados que aceptan la doctrina conciliar no son mas católicos.

¿Como pueden entonces eligir un verdadero Papa?

Por lo tanto, es innegable que esta parte del secreto proyecte mucho de la realidad presente en continuación de la advertencia anterior de La Salette: “Roma perderá la fe y se va a convertir el la Sede del Anticristo”.

Se hasta hoy una ignorancia invencible delante de la institución papal hizo aceptar la elección de demoledores de la Fe, en el próximo conclave tal anuencia será fatal también para las almas tradicionalistas que se hacen cómplices de la perpetuación de tal ignominia en el nombre de la Iglesia.

Preparémonos entonces con todas las fuerzas para evitarlo y constituir desde ahora una real resistencia animada por el culto de los Sagrados Corazones y apoyada en la Ley de la Iglesia católica: de la incompatibilidad absoluta entre la herejía conciliar y la jurisdicción en la Iglesia de Jesús Cristo.

Se  niegan, serán las piedras a gritar y arrasar. Dios no permita tanta defección!

Lo que duele es que el Mensaje de Fátima fue dado para ayudarnos a reconocer estas grandes alucinaciones de nuestros tiempos, que después de las grandes guerras y revoluciones, sería aun peor porque alcanzaría la destrucción de la misma Cristiandad por medio de su vértice romano.

No se trata de una tesis, mas de una realidad terrible, a la vista de todos, mismo sin necesidad de visiones. Pero, si mismo con la visión dada por Nuestra Señora y Madre, y que la Providencia proporcionó para ayudaros a entender la decapitación del papado, esta es negada; si, mismo delante de las falsas doctrinas conciliares de los Juans y Pablos, no se quiere entender la vacancia actual de la autoridad católica, entonces se queda claro que el misterio non está en la tercera parte de «Secreto», mas estamos delante del misterioso, pero por nada secreto misterio de la iniquidad. Una situación que se pude concretizar, como previó el Apóstol, solo después de la apostasía geral. Ahí está: No fueron capaces ni mismo de entender lo que se les ofrecía para evitar el letal atolero de una comprobada falsa iglesia y para seguir la llamada apocalíptica:

«Sal de ella, oh pueblo mío, para que no seas cómplice de sus pecados, ni participes de sus plagas; porque sus pecados se han acumulado hasta el cielo y Dios se ha acordado de sus crímenes» (Ap 18, 4-5).

Deixe uma resposta

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s

AMOR DE LA VERDAD

que preserva de las seducciones del error” (II Tesal. II-10).

Pro Roma Mariana

Fátima e a Paixão da Igreja

Radio Spada

Radio Spada - Tagliente ma puntuale

Catholic Pictures

Handmaid of Hallowedground

Hallowedground

Traditional Catholic Visualism

Acies Ordinata

"Por fim, meu Imaculado Coração triunfará"

RADIO CRISTIANDAD

La Voz de la Tradición Católica

%d blogueiros gostam disto: